Sabiduría canina

 

Nunca dejes pasar la oportunidad de salir de paseo.

Experimenta la sensación del aire fresco y del viento en tu rostro por puro placer.

Cuando alguien que amas se aproxima, corre para saludarlo.

Cuando hubiera necesidad, practica obediencia.

Haz saber a los otros cuando estén invadiendo tu territorio.

Siempre que puedas, duérmete una siesta y desperésate al levantarte.

Corre, salta y juega a diario.

Come con gusto y entusiasmo, pero para cuando estés satisfecho.

Se leal, siempre.

Nunca pretendas ser algo que no eres.

Si lo que deseas está enterrado, cava sin cesar hasta encontrarlo.

Cuando veas que alguien no está en su mejor día, quédate en silencio sentado junto a él y gentilmente intenta agradarlo.

Deja que te acaricien y que te toquen.

Evita morder si con sólo un gruñido puede resolverse.

En días templados, recuéstate de espaldas sobre el pasto.

En días calurosos, bebe mucha agua y descansa bajo un árbol frondoso.

Cuando estés feliz, baila y sacude todo tu cuerpo.

No importa cuantas veces te censuren, no asumas culpas que no tengas y no te pongas mal... corre inmediatamente de vuelta a tus amigos.

Alégrate con el simple placer de una caminata.

Da siempre mucho amor, y que sea incondicional, sin esperar nada a cambio.

 

Sé feliz con tu vida de perro.

 

Volver